Etikology, marca de ropa sostenible hecha en Ibiza
Etikology, marca de moda sostenible hecha en Ibiza, nos cuenta en una entrevista su visión sobre la sostenibilidad en el sector de la moda y su sistema de producción sostenible.
moda sostenible, made in Ibiza, sostenibilidad Ibiza, sostenibilidad moda
16713
post-template-default,single,single-post,postid-16713,single-format-standard,bridge-core-3.0.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-28.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-16162
Etilogy, moda sostenible hecha en Ibiza

«Compra menos, elige mejor y haz que la ropa dure»

Cuando hablas con Nadege y Luca, fundadores en 2016 de la marca de ropa sostenible hecha en Ibiza, Etikology, lo tienen muy claro: ellos son activistas medioambientales, con una conciencia muy realista y extremadamente crítica sobre las prácticas actuales en sostenibilidad textil. En sus diseños quedan plasmadas plantas y flores con técnicas de Ecoprint, además de los tintes naturales a base de plantas de las plantas tintóreas. Un proceso cuidadoso y laborioso que sienten que corresponde a una única manera de actuar: cambiar hábitos, estar informados, huir de campañas de greenwashing y plantearse constantemente qué es lo que hacemos y qué impacto tiene. ¿Su sueño? “Que la gente se lo tome en serio”.

Contadnos, ¿qué es Etikology y por qué es una marca que apuesta por la sostenibilidad?

Etikology es una marca de sastrería orgánica y tintes naturales de origen vegetal  que confecciona sus prendas en la isla de  Ibiza. Proponemos una mirada diferente sobre el concepto de la moda con diseños ecológicos y sanos, con la convicción de que la mejor moda es aquella que, además de estilo, supone un mínimo impacto sobre el entorno. Los materiales que utilizamos son orgánicos, hipoalergénicos, biodegradables y compostables. Nuestras prendas son únicas y originales, y están libres de tóxicos, químicos, cloros y tintes.

¿Cómo están ligadas vuestras prendas al entorno?

Todos nuestros tintes naturales se extraen de plantas tintóreas. Algunas de ellas, las cultivamos nosotros mismos en Ibiza y, otras, se encuentran libremente por toda la isla. También utilizamos materiales como la sal de Ibiza, que nos ayuda permite obtener colores más uniformes; o la algarroba, que crea una base para que los tintes aguanten mejor en los tejidos.

Debe ser un proceso que requiere de mucha dedicación…

Ciertamente, para poder realizar las extracciones de las plantas, necesitas conocerlas en profundidad porque no todas logran los mismos resultados. Un error muy común por ejemplo, es creer que la remolacha es una buena planta tintórea, cuando en realidad su color no aguanta. Cada planta es diferente y hay que saber seleccionarlas, también influye el material sobre el que vas a teñir para el resultado final. No es lo mismo si el tejido es de base animal o vegetal (lana  y seda, o algodón y cáñamo) cada combinación requiere un proceso distinto.

Todos nuestros tintes naturales se extraen de plantas tintóreas que cultivamos nosotros mismos o que se encuentran libremente por la isla de Ibiza

¿Qué razones os motivaron a la hora de crear una marca como la vuestra?

Nuestra motivación nace desde una necesidad de sentirnos proactivos, en una industria en la que nos hemos ido desarrollando profesionalmente. Hemos modificado nuestra producción de prendas de convencional a sostenible, modificando nuestro sistema de on-stock a made-on-demand. Apostamos por la sostenibilidad porque creemos imprescindible un decrecimiento en el consumo, en aras de salvaguardar el entorno, y por supuesto evitar la explotación laboral deslocalizada tan común en el sector a través de la producción artesanal y local. Por estos motivos, creamos  una alternativa orgánica, libre de químicos y trazable.

¿Cuál es vuestro canal principal de venta directa?

Vendemos sobre todo a través de las redes sociales y la pagina web, siempre ofreciendo un servicio personalizado y de trato directo con nuestro cliente. También vendemos en algunas tiendas de moda de la isla.

¿Creéis que el sector de la moda está respondiendo adecuadamente a las necesidades de la sociedad en cuestiones de sostenibilidad?

El sector de la moda, si nos referimos al convencional, está respondiendo  con estrategias para lavar su imagen a golpe de greenwashing o socialwashing. También es cierto que hay una parte importante del mercado que está teniendo que adecuarse a las normas europeas que han ido saliendo en los últimos años, pero la verdad es que los Objetivos de Desarrollo Sostenible se están utilizando mayoritariamente como un medio para acceder a determinadas subvenciones y como guía para el lavado de cara a medida. Se utiliza mucho la palabra sostenible sin criterio para seguir con el  modelo de «business-as-usual«.

¿Qué aspectos son los más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir una prenda sostenible?

Son exactamente los mismos que tenemos que tener en cuenta cada vez que compramos cualquier otro bien de consumo: los materiales, el cuidado del entorno  en su producción, y el lugar de producción. Estas son las tres pistas fundamentales para saber si lo que vas a comprar es sostenible o no. Podríamos añadir el precio: que una prenda tenga un coste elevado no significa que sea sostenible pero algo que es excesivamente económico nos hace saltar todas las alarmas. Nosotros aconsejamos leer bien las etiquetas de la ropa antes de cortarlas, de ahí suele haber mucha información respecto a estos factores de los que hablamos.

¿Qué NO es sostenible en moda?

Unos de los aspectos menos sostenibles de la industria de la moda es el uso de plástico para la creación de fibras como el poliéster, tanto si es reciclado como si no ya que ambos afectan la vida marina de manera desastrosa desde la base de la cadena trófica. Los tintes químicos; la explotación laboral de la mano de obra deslocalizada; y la especulación económicas consecuente  de enormes gigantes del mercado convencional que han ido usando estrategias como la obsolescencia programada y el neuromarketing  para crear falsas  necesidades en los consumidores. En lugar de producir mejor y a un precio justo, se produce peor y  se paga una miseria a los productores. Todo con el fin de llenar nuestros armarios de compras impulsivas que terminan en vertederos.

¿En qué se tiene que fijar un consumidor a la hora de comprar una prenda de ropa?

El consumidor tiene que fijarse en las etiquetas de los productos que adquiere. Ahí sabrá de dónde proviene, quién elaboró la prenda, de qué material está hecha y cómo tiene que cuidarla para alargar lo máximo posible su vida útil. Con esta información, ya podremos hacer que nuestras compras sean más conscientes.

Hablamos de comprar pero, ¿cómo sería el modelo a seguir en este sector para que fuese responsable a futuro?

La única forma de conseguir un consumo responsable es plantearse la pregunta «¿Necesito esta prenda? ¿Porque la quiero?» Muchas veces, nos incitan a un consumo compulsivo a través de publicidad en mass media y en redes. Nuestro deber como consumidores responsables es contrarrestar esta tendencia del subconsciente haciéndonos estas preguntas. Luego, ya una vez que hemos puesto en duda la necesidad, nos tenemos que preocupar de que la marca que nos vende merece ser comprada o si en su defecto existe alguna alternativa más consciente. Solo si el consumidor se preocupa realmente de preguntarse estas cuestiones a la hora de comprar, su compra será responsable.

La única forma de conseguir un consumo responsable es plantearse la pregunta: '¿Necesito esta prenda? ¿Porque la quiero?'

¿Sentís que existe un cambio real en el sector?

Me temo que no. Por desgracia, la desinformación constante a la que estamos sometidos por parte de las grandes empresas, combinado con el deseo del publico de mantener un estilo de vida consumista sin sentirse culpable, nos ha llevado a una situación de consumismo verde alarmante. Tanto las empresas como los consumidores tienden a la  menor implicación posible en cuestiones de sostenibilidad y, por consecuencia, se generan resultados mínimos sobre los objetivos de reducción del impacto ecológico y social. O lo que es mas grave aun: en el momento en que nos creemos los mensajes engrandecidos de greenmarketing dejamos de preocuparnos por problemas muy graves al tener la ilusión de que algo esta cambiando.

Además, curiosamente cuanto más de moda se hace el concepto de sostenibilidad, menos sentido parece tener esta palabra y más difícil les resulta a los proyectos responsables abrirse un camino para captar la atención del publico.  Como activistas, pensamos que es fundamental que las personas se preocupen por acceder a una información real antes de ser manipulados emocionalmente por campañas de marketing empresarial sin compromiso social real.

¿Un sueño?

Nuestro sueño es que la gente se tome la sostenibilidad en serio y comprenda que nos estamos cargando los recursos naturales necesarios para la vida. No somos muy optimistas, la actitud general es completamente impasible a pesar de que cada día más personas sufren la consecuencias sociales, ecológicas y económicas de nuestras decisiones. Aun así, seguiremos intentándolo.

¿Un ultimo consejo?

Otra manera de ayudar a cambiar el mundo de la moda es participar con campañas como Good Clothes Fair Pay con un gesto tan simple como firmar la desde la pagina goodclothesfairpay.eu/es . Un gesto que podría ofrecer mejores condiciones de vida a millones de personas del sector.